La última temporada de The Walking Dead no está teniendo los mejores resultados para la cadena AMC.

Según un reporte de Deadline, la serie consiguió “solo” 7,85 millones de espectadores en Estados Unidos durante la emisión del episodio del pasado domingo. Esta cifra es la más baja desde el penúltimo episodio de la segunda temporada, que en 2011 concretó un total de 6,89 millones de espectadores.

La octava temporada logro obtener 11 millones de espectadores durante el primer episodio, luego los que siguieron no superaron la barrera de los nueve millones.

Si bien las cifras que manejan siguen siendo impresionantes, ya no lograría ser la serie más popular del cable en Estados Unidos. De hecho, con las actuales cifras, Game of Thrones estaría por encima ya que no bajó de los 10 millones de espectadores por episodio en su última temporada.