Compartir

La segunda temporada de Stranger Things revolucionó la web rompiendo récords de audiencia en Netflix y dando lugar a sus fans a generar todo tipo de teorías sobre el show, como una que conecta al personaje de Bob Newby con IT. Pero, ¿qué hubiera ocurrido si los hermanos Duffer no desarrollaban la trama tal cual lo hicieron? Nunca vamos a poder responder a esa pregunta, pero sí podemos confirmar que la historia podría haber sido muy diferente a su resultado final.

Muestra de esto dan unas recientes declaraciones de Ross Duffer, quien en una sesión de preguntas y respuestas en la Chapman University de Los Ángeles, confesó que la idea original era que el personaje de Eleven (encarnado por Millie Bobby Brown) muriera al final de la primer temporada del show, la cual iba a ser autoconclusiva.

El director y escritor dijo:

“Tal vez no debería decir esto porque me gusta pretender que todo fue planeado, pero el programa originalmente se lanzó como una serie limitada. Entonces, Eleven iba a sacrificarse a sí misma y salvar el mundo, y luego eso sería todo”.

Además, Duffer también contó que, antes de grabar la primer temporada, habían hecho algunos vagos bosquejos de una posible segunda parte de la historia en la que Eleven no participaba: “Netflix nos decía: ‘Bueno, nos gusta esto, pero ¿cómo podría continuar?’. En ese momento pensamos: ‘Bueno, Will ha vuelto de esta otra dimensión y no le está yendo bien’, y dijeron: ‘¡Genial!’”.

Por otro lado, sobre la tercer entrega de las aventuras de Mike, Will, Dustin, Lucas, Eleven y Max, Ross Duffer prometió más protagonismo para Erica, la hermana de Lucas: “Tenemos que usar más a Erica. Esa fue una de las primeras cosas que dijimos en la sala de escritores”.