Con tan sólo ocho episodios en su haber, The End of the F***ing World logró hacerse con un séquito de fanáticos y cosechar un sin fin de buenas críticas que derivaron en un 98% de aprobación en Rotten Tomatoes con un promedio de puntuación de 8.21/10 y un excelso 81 sobre 100 en Metacritic. Pero, ¿qué hubiera pasado si el final era diferente?

Nunca sabremos la respuesta a esa pregunta, pero lo que sí es un hecho es que la conclusión de la historia de James (Alex Lawther) y Alyssa (Jessica Barden) podría haber sido muy diferente.

(Si no querés sufrir spoilers, te aconsejamos que dejes de leer a partir de acá)

Según le contó el propio Lawther a NME, había otro final un poco más trágico que el que puede ser visto en el capítulo 8, cuando James termina corriendo por la playa con el fin de escapar de la policía y se escucha un disparo que no sabemos dónde impacta.

“(El final que) quedó es muy abierto. Es sólo ese disparo y luego la imagen se desvanece a negro. Una parte de mí piensa que es casi demasiado perfecto, a lo Romeo y Julieta, él si muriera. No creo que James y Allysa lo acepten. Pensarían que eran más complicados que eso. No son románticos sin esperanza y la vida no es así. La vida no es una tragedia de Shakespeare, hay más terquedad. Dado el tono de la serie, podría ser interesante si realmente tuvieran que lidiar con las consecuencias de sus acciones”, empezó diciendo el actor de 22 años.

Luego, Lawther confesó:

“Originalmente, grabamos una versión muy diferente de lo que se cortó para la serie. La otra versión dejaba menos probabilidades de que James estuviera vivo. Hubo cierta ambigüedad, pero la versión que se utilizó ya es muy ambigua. Me gusta mucho porque significa que podemos hacer una segunda temporada”.

A pesar de los deseos del inglés por volver a encarnar a James, la segunda entrega de The End of the F***ing World todavía no ha sido confirmada por Netflix.