Foto: AMC

Uno de los principales motivos de bromas y especulación entre los seguidores que The Walking Dead todavía conserva es el interminable embarazo de Maggie, una aguerrida chica que ha visto caer a buena parte de sus seres queridos durante la ficción pero aún así continúa adelante y se encuentra gestado una nueva vida desde hace bastantes episodios sin que veamos que se acerca la fecha de su parto.

Concretamente, sabemos que ella iba a ser madre desde la sexta temporada y está por empezar ahora la novena, por lo cual han pasado literalmente varios años. Es por ello que ahora el presentador Jimmy Kimmel aprovechó para consultarle sobre el asunto a Lauren Cohan, la actriz que encarna a Maggie en la serie. Su diálogo sucedió en su programa que sale en vivo por la televisión estadounidense.

Así que ante este tema, Cohan comentó en medio de chistes sobre la longevidad de su estado:

“Me imagino que no habría una buena nutrición durante el apocalipsis, de modo que un bebé terminaría tardando más en crecer. Nadie puede contradecir  eso porque no hemos vivido un apocalipsis”.

Sobre el nacimiento de su hijo, comentó lo siguiente, dejando claro que no veremos ni el momento del parto ni al bebé en sus primeros instantes:

“Ni siquiera se trata de un recién nacido. Tendrá un año por eso del salto en el tiempo”.

Un detalle importante sobre eso último es que se refirió al niño con pronombre masculino, por lo cual es casi seguro que se trate de un varón que vendría a ser el heredero del recordado Glenn, otro de los personajes más queridos en la historia de la serie.