Compartir

Lejos en el tiempo quedaron los buenos días de The Walking Dead, por lo menos en lo que a rating se refiere.

Entrega tras entrega, esta adaptación televisiva de AMC basada en los cómics de Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard fue perdiendo seguidores, al punto de haber logrado que “tan sólo 7,82 millones” de telespectadores sintonicen “Wrath”, el último capítulo de la octava temporada emitido el domingo pasado (15 de abril).

Aunque casi ocho millones de viewers sería un gran número para casi cualquier otro producto, no lo es para esta ficción post apocalíptica que venía de finales de temporada de entre diez y catorce millones. De hecho, “Wrath” fue el segundo peor final de una entrega de TWD en cuanto a televidentes, ubicándose sólo por detrás de la conclusión de la primer temporada (5,97 millones).

De igual manera han ido empeorando las críticas: mientras que el show comenzó con un 89% de aprobación en el sitio Rotten Tomatoes y llegó a su techo con un más que excelente 90% en la quinta temporada, el promedio de aceptación fue cayendo drásticamente en los últimos años hasta un aceptable 70% en la entrega que finalizó el domingo.

Pasá a leer nuestro análisis frente a Fear The Walking Dead que publicamos antes del season finale.