polvo disco

Bailando soñamos con los pies canta Alexander Longstaff en esta nueva producción de We Are Bamba, dirigida por Luis Aguer, donde la calidad del trabajo audiovisual se conjuga con la reivindicación del cuerpo en la musicalidad. La consigna no es poca cosa, y Polvo Disco no se equivoca. Efectivamente, cuando bailamos, soñamos con los pies, introduciéndonos en un espacio que se fuga del lugar del “pensamiento”, porque bailar nos introduce en una dimensión corpórea. Polvo Disco invita a explotar esa múltiple escena: la del cuerpo, la del movimiento y la de las pistas de baile, y quizás por esa razón su propuesta pueda ubicarse en la nueva vanguardia post 2000, es decir, en una novedosa escena surgida luego del acabamiento del milenio anterior, donde algunos aseguran la emergencia de algo similar a lo ocurrido en los ochenta.

Bailando fue mezclado por el ingeniero Eric Broucek (quien ha trabajado con LCD Soundsytem, Franz Ferdinand, The Rapture, Clasixxx, entre otros) y el mastering fue realizado por Stuart Hawkes (quien colaboró con Disclosure, Rudimental, Amy Winehouse), y es el segundo corte de Polvo Disco (el primero fue “Filipinas“). Ambos forman parte del álbum que será lanzado a fines de septiembre.

No es posible asegurar con firmeza que estamos retornando al pulso vital de los años ’80, pero si las sonoridades de las pistas de baile y los ritmos de aquélla década están recuperándose por diferentes artistas a lo largo y a lo ancho de todo el globo, es porque hay alguna referencia a esos complejos, libertarios y atrevidos años.